Volar un dron: normativas del pilotaje

Los drones en la actualidad comparten propósitos ambiguos regidos por quien los pilotea: un particular, una empresa, una organización estadal o de seguridad aeronáutica.

No obstante, es de suma importancia comprender que no estamos hablando de un juguete sino de, en un sentido muy literal, una aeronave real no tripulada, y no del todo segura.

fotografia aerea con drones

En este sentido, las legislaciones han diseñado normas muy específicas para regular la utilización del mismo, ya sea recreativa o profesional, como garantes de la seguridad del pueblo, estado o sociedad.

Restricciones de vuelo

Si bien no existe una normativa unificada, las regulaciones de vuelo establecen el peso, tamaño y la altitud máxima en que se puede operar una aeronave de este tipo, principalmente en espacios poblados, no en cualquier lugar se puede obtener fotografia aerea con drones. Algunos países exigen permisos.

Requisito formativo

No es ampliamente popular entre las diferentes legislaciones, pero algunas exigen certificados de formación e incluso aplican pruebas –escritas y prácticas– para garantizar que conozca la normativa y cuente con las aptitudes para operar.

Registro de propiedad

De acuerdo con el control legislativo sobre aeronaves, las autoridades pertinentes pueden estipular que cada dron cuente con un certificado de registro y de aeronavegabilidad – que sea seguro para volar en espacios no controlados.

Normas generales

Por otra parte, existen normas que están más bien regidas por el sentido común con respecto a la seguridad y las buenas costumbres. No obstante, vale la pena mencionar algunas básicas.

  1. Condiciones meteorológicas: las corrientes fuertes de aire pueden desestabilizar al dron, la niebla representa un peligro al limitar la visibilidad –mantelo cerca– y la lluvia es capaz de dañar sistema interno –circuitos.
  2. Responsabilidad: como piloto eres responsable por tu bienestar, el de otras personas y los muebles e inmuebles que puedas ocasionar voluntaria o involuntariamente durante el vuelo. Para hacer: seguro a terceros.
  3. Privacidad: el espionaje, difusión de imágenes de terceros sin autorización, entre otras prácticas similares no solo están sancionadas por la ley sino que se consideran un abuso de tratamiento psiquiátrico –casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *